AUDÍFONOS

- Los tiempos en que los audífonos eran grandes e indiscretos son cosa del pasado. Los avances tecnológicos han hecho posible que hoy en día sean más pequeños que nunca. Con frecuencia, llaman la atención bastante menos que unas gafas. Los audífonos modernos son pequeños y elegantes, y se presentan en una amplia gama de modelos, ya sean intrauriculares (invisibles dentro del canal auditivo), o discretos retroauriculares (parte trasera del pabellón auditivo). A la medida de cualquier personalidad y gusto, de todos los bolsillos, y lo más importante, de distintos tipos de pérdida auditiva.

La evolución cromática de los audífonos permite al usuario elegir un color adecuado a juego con su pelo. Nuestros audioprotesistas siempre le recomendarán un sistema adecuado a sus necesidades individuales. Un audífono es un dispositivo de comunicación muy sofisticado. Existen muchos tipos diferentes de audífonos, al igual que existen muchas formas de pérdida auditiva. No obstante, todos tienen cinco componentes básicos en común. El funcionamiento de todos consiste en la amplificación de sonidos para mejorar los problemas en un rango de audición concreto. El diseño puede variar pero el efecto general es permitirle vivir su vida con la máxima plenitud.

En Audítus Centre Auditiu entendemos que la elección de un audífono es sólo el comienzo del camino hacia una mejor audición. Aquí le guiaremos a través del proceso de funcionamiento, mantenimiento y limpieza de sus audífonos para que su periodo de adaptación sea lo más agradable posible.​

¿Cómo funciona un audífono?

  1. El micrófono capta el sonido.

  2. Los sonidos son analizados por el chip de procesamiento.

  3. Los sonidos procesados se envían al amplificador.

  4. Los sonidos amplificados se envían al altavoz.

  5. Los sonidos se transmiten al oído interno a través del altavoz y allí se transforman en impulsos eléctricos.

  6. El cerebro capta y procesa los impulsos.

Foto by Oticon