EL OÍDO

 

Una de las principales funciones del oído es la de convertir las ondas sonoras en vibraciones que estimulen las células nerviosas, para ello el oído tiene tres partes        

claramente diferenciadas: el oído externo, el medio y el interno. Estas secciones están interconectadas y  cada parte tiene funciones específicas dentro de la

secuencia del procesamiento del sonido.

Este proceso se realiza de la siguiente manera:

  1. La vibración sonora una vez captada por el oído externo, es transmitida a través del conducto auditivo

      hasta la membrana timpánica.
 

  2. Las ondas sonoras son las que provocan la vibración de la membrana timpánica.
 

  3. Los huesecillos del oído medio (martillo, yunque y estribo) amplifican y transmiten las vibraciones a la

      ventana oval del oído interno. La pérdida de transmisión tiene generalmente lugar en esta área del oído.

 

  4. El fluido del oído interno estimula unas células nerviosas especiales denominadas células ciliadas. El

      daño en estas células es la causa principal de pérdida neurosensorial en el oído.

 

  5. Los impulsos eléctricos son enviados desde las células ciliadas a lo largo del nervio acústico hasta

      llegar al cerebro.